Juego de tronos

Juego de tronos - Cristina Macía, George R.R. Martin Una amiga se está leyendo por primera vez la saga de Canción de Hielo y Fuego, y cuando me comentaba sus impresiones me di cuenta de que no recordaba mucho de lo que me decía, me sonaba, pero no lo ubicaba, etc. Así que me dije: ea, voy a releerlos.

Como estoy algo nostálgica y con tanta morriña como cierto personaje en el Muro os contaré un poco mi primera experiencia con la saga.

Esta saga me encontró recomendada por una amiga (Syg, un saludo ^^) que sabiendo de mi interés por el género fantástico me habló de ella, que por aquel entonces no era muy conocida (al menos en España, o sólo en ciertos círculos/ambientes) y que daba una vuelta de tuerca al género inspirado eternamente por Tolkien. Pero, como creo recordar me advirtió ella, los hechos son bastante más crudos y reales, más humanos. También me aconsejó lo que ya se ha convertido en clave cada vez que recomiendas esta saga: NO TE ENCARIÑES CON NINGÚN PERSONAJE. Yo traté de hacerle caso, de verdad que lo intenté, pero fue imposible, y cinco libros más tarde me sigue siendo imposible, sigo llorando/indignándome y queriendo meter el libro en el congelador a lo Joey en Friends. Se sufre mucho, es cierto, pero engancha como cosa mala.

"Y quema, vaya si quema. No hay nada que queme como el frío."

El libro puede llegar a resultar confuso muchas veces. Yo no era consciente de la línea temporal en la que nos movíamos, los acontecimientos se me mezclaban al ser contados como historias por boca de los personajes, y a mí eso me hizo centrarme en el presente y en el personaje que estuviera siguiendo en ese momento. Porque la historia nos es contada bajo varios puntos de vista, el personaje que de título al capítulo que toque. Esto hace que hasta, años después y tras libros y libros aún no fuera consciente de muchas cosas hasta haber leído resúmenes y teorías de las miles que rondan por internet. De hecho, en esta relectura he sonreído al ver cosas que antes pasé por alto, y al recordar con nostalgia mi visión sobre la historia y los personajes en aquel momento... Y recordar cosas que había olvidado. Lo leí hace demasiado tiempo, un año o más antes de que saliera la adaptación a televisión (recuerdo el fangirleo cuando salió la noticia, las teorías sobre el casting —y cómo creímos morir, nosotros fans de la fantasía, al ver que el mismísimo Boromir sería el adorado Ned Stark—, el miedo por la posible decepción...), y mi memoria recuerda mal los hechos "históricos" y las líneas genealógicas que tan importantes son en la saga.

A medida que pasan las páginas y/o te introduces en el fandom, lo lógico es elegir "lealtad" hacia una casa, o hacia un personaje en concreto del cual deseas que dure muchas páginas y que logre grandes cosas en ese complicado reto que es el salvaje juego de tronos.

Este primer libro resulta bastante ameno, rápido de leer, y te va sorprendiendo a cada minuto. Para lectores ávidos como yo, que nos sorprendan tan de seguido es una bocanada de aire fresco, porque llega un momento en que crees que ya nada es completamente nuevo.

George no se corta un pelo a la hora de las descripciones violentas, de plantarte los temas tabú, de provocar reacciones agitadas y catarsis que es imposible que te dejen indiferente, de una manera u otra. Necesitas tener una mente abierta, un raciocinio sereno frente a diversos dilemas morales, para acercarte a este libro. Si te indignas con facilidad y dicha indignación suele impedirte mantener la sangre fría quizá este libro no sea para ti porque podría provocarte una úlcera.

Para mí, más que las intrigas palaciegas y demás, lo realmente interesante es la evolución de los personajes y su crecimiento como personas. Mi favorita en este libro porque es la que se convirtió en el centro de mi atención, pues ella tiene el que para mí fue el plot twist más impactante del libro (y eso incluye cierto Hecho Que No Debe Ser Nombrado) es Daenerys Targaryen.